¿Las patatas engordan?

¿Las patatas engordan?


Falsos mitos

Mientras que la lista de alimentos malos y buenos siempre está cambiando dependiendo de la moda, las patatas no suelen salir de la lista de los alimentos prohibidos para la pérdida de peso desde la dieta Atkins en los 90.

Mito 1. Las patatas te hacen ganar peso y elevan tu azúcar en sangre porque están llenas de carbohidratos

Bueno, vamos a desterrar la idea de que los carbohidratos son el enemigo. De hecho, nuestro cerebro solo funciona con carbohidratos y necesitamos una cantidad mínima. Aunque si es cierto que podemos sobrevivir cierto tiempo sin ellos, se pueden sufrir muchas carencias nutricionales y otro tipo de consecuencias negativas por su eliminación.

La investigación sugiere que las dietas bajas en carbohidratos no tienen más éxito que las dietas altas en carbohidratos en la pérdida de peso. De hecho, los estudios sugieren que ninguna dieta es exitosa a largo plazo. Volviendo al punto, uno determinó que no había pruebas convincentes suficientes para sugerir una asociación entre la ingesta de patatas y el riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 o enfermedad cardiovascular.

En cuanto a la respuesta al azúcar en la sangre, sí, las patatas son más altas en índice glucémico (GI), lo que significa que elevan los niveles de azúcar en la sangre y los niveles de insulina. Dado que la insulina promueve la síntesis de grasa, en teoría, sí, los alimentos que tienen un Índice glucémico alto (como las patata) deberían aumentar su peso y los alimentos con un IG bajo deberían hacer que la pierda. Pero, una vez más, los estudios no han podido encontrar una diferencia en el control del peso con dietas con carbohidratos de alto índice glucémico que con aquellas que implementan carbohidratos de bajo índice glucémico. Al atenerse a una porción moderada (alrededor de 1 taza) y emparejarla con proteínas como pollo o carne y fibra (como verduras), podemos ralentizar la respuesta de azúcar en la sangre y tener un plato más equilibrado.

Mito 2. Si pelas las patatas pierdes todos los nutrientes

No seamos dramáticos. Las patatas son una excelente fuente de vitamina C, potasio (sí, más que un plátano), vitamina B6 ​​y carbohidratos. Lo único que te estás perdiendo pelando las patatas es la fibra, y no mucho.

Un aspecto importante también es que tienen cantidades variables de almidón resistente, un tipo de fibra que alimenta a las bacterias buenas del intestino y que mejora la salud digestiva.
Son altas en vitamina C, un buen antioxidante, también altas en potasio que ayuda a la salud del corazón y la hipertensión. Otros potentes antioxidantes como los polifenoles. Y la luteína que es buena para la salud ocular.

Por último, las patatas son saciantes, de hecho se comparó el índice de saciedad de las patatas con otros 40 alimentos y éstas estaban entre las primeras .

Conclusión

En definitiva, no le digo a nadie que vaya a comer alimentos fritos todo el día, solo trato de quitarle el tabú a las personas, que disfruten de la comida y enfatizar que todas las comidas tienen cualidades nutritivas y se pueden disfrutar con moderación. Y las patatas, por su parte, definitivamente no son un “alimento malo”.

Post relacionados

Menú