Conócete a tí mismo

conocete-a-ti-mismo

Por Miguel Ángel Martínez

Conócete a ti mismo, ese es tu gran poder

Podrías entrenar con los mejores sistemas de entrenamiento, los mas evolucionados, o los mas novedosos y perderte en ellos. Y podrías pensar que ahora sí, que éste es el definitivo. Pero estarías perdiendo tu poder interior, porque un plan es algo externo a ti. Un deportista con un programa que lo motive es un gran valor, pero mientras pongas el poder en el próximo programa, en la próxima dieta, en la próxima suplementación, siempre estarás dependiendo de algo exterior. Estarás ignorando que el auténtico poder esta dentro de tí. El gran cambio está en mirar hacia tu interior, en el arte de la observación de ti mismo. Esa es una de las cualidades que nos hace diferente de las demás especies de este planeta.

Esto no quiere decir que de igual el entreno o la dieta que hagas, o la suplementación que uses. No, no da igual. Es importante utilizar los entrenos con los que te sientas en sintonía y una dieta bien balanceada, adaptada a tus objetivos, es vital para tu salud y el logro de tus objetivos,

Una suplementación de máxima calidad y con alta biodisponibilidad, como es Weider, aportará a tu organismo los principios activos para reparar tus estructuras y preparar el terreno muscular, permitiéndote desarrollar sesiones de alta Intensidad y hacer posible así el crecimiento muscular.

Si te parece interesante, haz este ejercicio de honestidad durante 10 minutos en un entorno tranquilo: Visualízate a ti mismo en el momento que logras el objetivo que tengas en mente, con tu mejor ideal de forma física. Y si ello verdaderamente está en coherencia con tu sentir, si es a si lo sabrás por el estado de plenitud que te aporta.

Y en ese espacio haz uso de tus sentidos. Siéntete estando ya en él, déjate sentir. Usa tus sentidos, tu imagen mental, mira con atención cómo es tu físico, cómo es tu energía, cómo son tus sensaciones, tus emociones, cómo respiras y siéntete durante mínimo 15 segundos.

Vuelve al presente y con una mirada de creatividad pura, de ilusión, sin juicio y sabiendo que anhelas esa dirección, pregúntate qué hábitos y conductas de tu presente, te alejan de ese deportista que ya has creado y visualizado. Piensa que puedes hacer hoy en concreto en esa dirección, a ese objetivo en presente positivo y afirmativo.

Ahora observa como son tus patrones de conducta, tus acciones y actitudes en las diferentes áreas de tu deporte:

  • Sesiones de entrenamiento
  • Alimentación
  • Descanso
  • Y en relación con tu entorno.

Si están en la sintonía con el deportista que has visualizado, es que estás alineado y en la dirección de tu objetivo.
Si por lo contrario no es así, en alguna área o en ninguna, empieza el espacio donde el gran crecimiento llegara a tu vida, debido a que tienes ahora la oportunidad y la referencia, sintiéndote ese atleta que has visualizado.

Ahora estás haciendo uso de tí y de tu poder conscientemente, en dirección a tus objetivos y tus sueños.

¿Crees que vale la pena parar a revisarte?

Un abrazo enorme,

Post relacionados

Menú