Aprender a evolucionar

momentos de luz

Momentos de luz

A algunos deportistas les llega el día, en el que se percatan que pueden mejorar y  evolucionar en algún área de su vida deportiva. Y entonces las preguntas deben de ser muy concretas:

-¿Estoy siguiendo la estrategia más adecuada para llegar a mi objetivo ?

-Si no es a si ¿Estoy dispuesto/a  a cambiar mi estrategia?

-¿Estoy dispuesto/a a abandonar ideas preconcebidas abrirme a nuevas posibilidades?

-Lo que pienso lo que siento y lo que hago ¿va en la misma dirección ?

-¿Estoy dispuesto/a a dar el máximo para lograr mi objetivo ?

Estas son las preguntas que Jimmy, un gran atleta profesional de la IFBB. tuvo que responderse cuando tomó la decisión de venir a verme y compartir conmigo sus objetivos

Jimmy ha tenido el privilegio de ser preparado por los mejores entrenadores del mundo. Creo que compartir con vosotros esto, desde la experiencia de trabajo con mi equipo de atletas, es una manera de expandir el conocimiento y nos puede servir a todos para crecer.

Cuando Jimmy y yo nos dispusimos iniciar una nueva andadura y le expuse mi punto de vista, no dudó ni un segundo, era como si la información que le daba, en algún momento de su vida deportiva ya la había reflexionado, pero le costaba alejarse de viejas creencias por si solo.

Antes de nada, quiero resaltar que este atleta es un profesional de deporte y su nivel de entrenamiento es muy alto. Este proceso que vamos a desarrollar está destinado a la búsqueda de la perfección deportiva, pero es traspasable a cualquier persona que quiera mejorar su deporte.

Jimmy era un atleta de desarrollar grandes cargas. Después de un test de entrenamiento pude observar que el desarrollo de esas cargas en cada uno de los ejercicios, era compartido con otros músculos (motores secundarios) en exceso.

Ese exceso de carga, implicaba en demasía a los motores secundarios y hacía que el aislamiento muscular sobre el motor primario (músculo a desarrollar) y por tanto, la recopilación de fibras musculares del mismo, fuera mejorable.

Quiero llamar la atención en este punto y por si os sirve de referencia que en los 20 años que llevo en esta profesión, todas y cada una de las personas que he podido atender estaban en este espacio. Incluso atletas que no dominaban grandes cargas, el movimiento biomecánico y la capacidad de aislamiento era muy mejorable, debido la normalización de su entrenamiento y a la pérdida de la intención.

En cuanto revisamos todos los ejercicios, mejoramos el movimiento biomecánico y cambiamos el enfoque de cómo manejar esa carga y con que intención.

Es un espectáculo, ver a un atleta profesional de 115 kilos, no dudar en volver a  coger las mancuernas de 10 kilos para hacer un curl o  un press con las de 20 kilos  y poner toda su fuerza interior e inteligencia al servicio de ese movimiento en su coordinación neuromuscular y con ello la máxima recopilación de fibras musculares para esa resistencia.

Es un honor presenciar con la humildad, honestidad y claridad con la que lo desarrolla. Y es un ejemplo para cualquier deportista, para que recordéis que el más grande no es el mejor. Que sólo es mejor si se está desarrollado desde la perfección deportiva, en este caso en la área técnica.

“Evoluciona tu área técnica y evolucionarás en tu deporte”

Post relacionados

Menú